"Como una sombra más, solitaria entre la oscuridad"

lunes, 31 de enero de 2011

A mi creador de sueños

Anoche, entre las sombras, apareció ante mi el creador de sueños y no como un niño cobarde, sino como un hombre firme, seguro, con los ojos lacrimosos, lo que me hizo estremecer y más se me encogió el corazón cuando me habló pediendome ayuda.
Escuchando sus palabras cada vez me arrepentía mas de haberle escrito tal cosa, no sabía que el creador de sueños también estuviese dolido, quizás pensaba que no podía llegar a sentir,pero debía de abrirle los ojos.
- ¿Abrirle los ojos?, ¿a un creador de sueños?
Sí, porque me había enamorado de él, porque estoy enamorada de él, tanto tiempo dándome los mejores sueños encantados que no podía resistirme a su embrujo.
Pero ahora era distinto y no sólo él tenia el problema sino yo, él por no ser capaz de darme esos bonitos sueños que antes me daba y yo por no querer soñar.
- ¿No querías soñar?
No,no es eso, yo tenia miedo de soñar y ese miedo se lo contagié a él y me abandonó.
- ¿Te abandonó por otra persona a la que darle sueños?
No, yo pensaba eso, pero estaba equivocada, sólo estaba lamentándose por no poder darme esos bonitos sueños que antes me daba, sabiendo que me quería con locura, pero estaba perdido y no era capaz de darme sueños, sus demonios externos no le dejaban, pero él luchaba con fuerza para que eso no pasase, sin embargo yo, le juzgué mal.
- ¿Y que vas a hacer ahora?
Pues... demostrarle que no tengo miedo, que voy a ayudarle a que siga dándome sueños.
Porque él es sin duda de quién estoy enamorada.
Él es sin duda, mi creador de sueños.

domingo, 30 de enero de 2011

A ti creador de sueños.

¿Y qué son tus versos sino reflejo de ti, de tus sombras?
Yo te diré lo que son, mentiras, de un niño cobarde, que se esconde tras sus letras, las cuáles más crueles e hirientes,pero...¿Es un niño el que escribe esos versos no? ¿Cómo un niño puede ser tan cruel y tan malévolo? ¿No puede un niño escribir bellos poemas de amor?
No, no puede cuando se ha consumido por sus vicios, cuando él mismo ha destruido su inocencia porque tiene demasiados demonios dentro, porque sabe que los tiene. Y porque ya no saca sus ángeles, ha dejado que sus demonios le corten las alas y lo sabe. Pero sigue adelante con todo, así no se sentirá mal creyéndose su propio historia. Creándose sus propios sueños, de un niño con manos sangrantes bajo el hielo que se duerme en el desván.
Así no se sentirá sólo si él mismo sueña que da calor a sus ángeles, cuando en verdad ese calor viene de las llamas del infierno que aviva no dejando ir a sus demonios internos y externos.
Pero sigue, sigue escribiendo así, es mi consejo. Es más fácil escribir cuando escribes como eres realmente, detrás de palabras como esclavo, alemanes, Isaías, religión, amantes, guerras, sangre, etc. y te autoengañas pensando que eso que escribes no eres tú sino es tu situación familiar.
Porque es más difícil a estas alturas escribir ya bellas letras de amor. Es complicado seguir con esta mentira que creaste al principio para atrapar a un ángel.
Ahora que ya le has roto sus alas te escudas en echarle las culpas por eso a tus creadores. Cuando tu eres el que maneja este sueño,tú eres el que dejas entrar a demonios en este sueño, porque esos demonios forman parte de tu vida y también tienes que llevarlos adelante.
Así que continúa en tu infierno con tus demonios creador de sueños, que no sólo de pan vive el ego.
Tú ángel es ahora un ángel caído porque al final le cortaste sus alas.

miércoles, 28 de julio de 2010

Seguridad. In borrada.

Después de un día maravilloso lleno de dulces caricias, miradas enternecedoras, dientes desgarradores y manos indomables…llego a casa, y me acuesto para recordar con mis manos aquel momento:
- Demasiado -susurro.
- Demasiado!-vuelvo a susurrar…y me quedo dormida para seguir soñando, pero…otra vez esa horrible sensación comienza a invadirme, me levanto sobresaltada a las tantas de la madrugada, han pasado muchas horas desde aquello, pero parece que sólo han pasado unos segundos, alzo la vista y… la veo, la veo allí fija delante de mi cama mirándome. De sus mejillas caen lágrimas y le pregunto:
- ¿Por qué apareces ahora?
Ella callada se seca las lágrimas pero no me dice nada, sin duda es alguien conocido para mí, ella siempre aparece, siempre, siempre… Exaltada vuelvo a preguntar:
- ¿Por qué apareces ahora, en éste momento de mi vida en el cuál no te necesito?, en verdad nunca te he necesitado, eras simplemente una excusa para no hacer algo que en realidad no puedo hacer o para no ser alguien que en realidad no puedo ser.

Comienzo a llorar, es duro volver a verla, más bien a sentirla a mi lado cuando pensaba que ya no volvería a mi vida; no sé que hacer, ella se hace invisible, pero sólo eso, en el fondo sigue estando ahí.
Me siento en mi cama y miro hacia la ventana, una suave brisa que entra me recuerda los buenos momentos vividos y cómo cuando ella aparece en mi vida me los arrebata de golpe, no, no, ¡no! Pero…sin duda es una parte más de mí, que siempre aparece cuando vuelvo a sentir y…estoy cansada, me duelen los ojos, demasiadas lágrimas derramé por ella, lágrimas que inundaron campos llenos de rosas a las cuales ahogué.
No sé como hacer para que se vaya, no sé porque aparece, quizás la atraiga con mis elecciones o quizás con mis acciones…no lo sé.
Tras resoplar vuelvo a tumbarme en mi cama; se ha parado el viento, y ahora el silencio me recuerda aquello que no quiero volver a vivir. Suspiro, me siento en la cama y la veo aparecer de nuevo, pero ésta vez no desvío la mirada, la miro fijamente; en ese instante comienza a amanecer, las primeras luces del día atraviesan mi ventana y la iluminan a ella, pero también me iluminan a mí, una nueva brisa entra por mi ventana y con ella mis palabras hacia ella:
- Lidiaré contigo, ya que sé que nunca desaparecerás de mi lado, pero aún así no conseguirás inundar el jardín de mis sueños con tus lágrimas, no, ya no. Ahora que ya están plantadas las semillas las regaré con mis mejores deseos, les daré el calor que produce el ritmo de mis latidos y cuando esas semillas florezcan les marcaré el camino; y si algún día esas flores se marchitasen sabré que no habrá sido por tu presencia, sino por tu ausencia.

viernes, 16 de julio de 2010

¿Miedo a la oscuridad o a la luz?

Y hoy me ha dado por escribir
es cosa rara en mí
pero quizás nací para dar y no recibir
tengo tanto que decir...que no tendría suficiente espacio aquí.
Hoy una sombra me contó algo que nunca me habían contado y de mi boca salió una media sonrisa, sí, me sonreí a mi misma, pensando si hubiera preferido escuchar eso de aquella sombra o de los labios que hicieron posible el momento que aconteció en el pasado, sí, en el pasado, pero… paso de escribir.
Porque es así como se aprende, aprendes tú de mi, yo de ti, él de ella, ella de él, etc.aunque creamos que no tenemos nada que enseñar que ya no se sepa.

Ahora miro atrás, sólo un poco, y empiezo a comprender porque aquellas sonrisas que yo contemplaba de lejos no eran amistosas, sino de deseo, de recuerdos placenteros con una fusta de pantera en celo.
Y ahora soy sólo una sombra más, donde la oscuridad también me abraza, pero se ríe de mí, viendo como está cumpliendo su cometido de atraerme más hacía ella y alejarme de la luz, porque sin duda sabe que si me alejo de su oscuridad ya no seré más una de sus sombras.